Mi perfil

PRINCIPAL
EREMITORIO
VOCACIÓN
FRANCISCANISMO
CAPUCHINOS
VIRGEN MARÍA
ORACIÓN
RECURSOS
ENLACES
Mi perfil

 

 

 

 

Breve historia:

Mi nombre es Pedro Enrique Rivera Amorós.

Nací en Pinoso (Alicante) el 22 mayo 1960.

Mi familia son mis padres, dos hermanos más, tres sobrinos y muchos más.

Crecí y viví en Murcia (España) hasta 1985.

Estudié el Bachiller y empecé Medicina (1976), pero lo dejé para ser Capuchino.

Entré en el convento el 12 octubre 1978 en L´Olleria (Valencia). Es mi nueva familia.

Hice los votos religiosos como Capuchino el 4 octubre 1979 (Murcia).

Fui ordenado sacerdote el 23 febrero 1985 (Murcia).

He vivido en nuestros conventos de: L´Ollería (Valencia), Murcia, Massamagrell (Valencia), Colegio Internacional “San Lorenzo de Brindis (Roma), Valencia, Orito (Alicante), Massamagrell (Valencia), Montehano (Cantabria), Sevilla, Córdoba y ahora en Murcia.

Misionero de la Misericordia, nombrado y enviado por el Papa Francisco, en el Año Santo Extraordinario del Jubileo de la Misericordia, el 10 Febrero 2016, en el Vaticano (Roma).

 

 Otros estudios:

Bachiller en Teología, Instituto Teológico de Murcia, (U.P.Salamanca), de los Hnos. Franciscanos.

Doctorado en Ciencias de la Educación (Pedagogía Vocacional), (U. P. Salesiana), Roma, 1992.

Auxiliar de Enfermería, Murcia, 1998.

 Servicios fraternos y pastorales:

Pastoral Juvenil y Vocacional10 años

Formador:  Postulantado 6 años y Postnoviciado 3 años

Consejero provincial:  3 años

Superior localOrito (Alicante) 3 años, y en Massamagrell (Valencia) 9 años.

Párroco de la parroquia Ntra. Sra. del Rosario, del Barrio de La Magdalena, en Massamagrell (Valencia): 12 años

Profesor: de “Psicopedagogía de la Vocación Franciscana”, en Escuela Superior de Estudios Franciscanos (ESEF) desde el curso 2001-02 hasta el 2011. Y desde el curso 2012 de "Pedagogía de la Vocación Franciscana" dentro de la nueva "Escuela de Formación y Acompañamiento" (ESEF)

Director del Colegio: "San Buenaventura", de Murcia, desde el curso académico 2017-18.

 

Resumen:

Gracias a Dios puedo decir que soy feliz, y que he vivido y vivo una vida muy intensa. Si volviera a nacer, evitaría errores, fallos, equivocaciones y pecados, pero le pedería a Dios que me volviera a llamar para ser Capuchino, tal y como lo soy hoy.  Cuando cumplí los 50 años, aunque ni se música ni se cantar, me auto-regalé la siguiente "canción".

 

 “GRACIAS A LA VIDA”

 

Gracias a la vida, que me ha dado tanto…

Me ha dado al Señor,

y a la Virgen Santa.

 

Gracias a la vida, que me ha dado tanto…

Me ha dado a mi familia,

y a tantos amigos.

 

Gracias a la vida, que me ha dado tanto…

Me ha dado a Francisco,

y a mis hermanos.

 

Gracias a la vida, que me ha dado tanto…

Me ha dado valores,

y también pecados.

 

Gracias a la vida, que me ha dado tanto…

Me ha dado el amor,

y el ser perdonado.

 

Gracias a la vida, que me ha dado tanto…

Gracias a la vida,

Gracias por mi vida.

 

 

,